Visitantes recientes

lunes, 28 de septiembre de 2009

DEJARE



Dejaré que la palabra escale
el muro de tus lamentos
haré que se calle
para que no sea tu tormento.

En los ojos pondré un tupido velo
para que no puedan mirarte
y así no habrán de retenerte
mis lágrimas de desconsuelo

Pondré todo mi empeño
mi tesón, mi voluntad y mi fuerza
para que no te conviertas en mi dueño

Cerraré con llave, del corazón, la puerta
borraré uno a uno tus recuerdos
hasta que quede el alma desierta.

No hay comentarios: