Visitantes recientes

viernes, 27 de noviembre de 2009

EL OTOÑO EN MI PIEL



Los árboles
se desvisten
caen sus hojas.

Amarillas y marrones
en mullidas formas,
suave manto
de colores.

La tierra
pierde la humedad
que la protege
y se resquebraja
abriéndose
a un otoño lánguido
que la hiere.

También mi piel
sufre los estragos
del tiempo
que la traspasa.
Se deteriora.

Tus manos jóvenes
buscarán la tersura
queriendo deslizarse
por suaves dunas
que la acaricien.

No surcos y arrugas
que las retiene
apagando el deseo
que las mueve.

Tú dices
que amas mi cuerpo
a través del alma.
Que tus ojos
no ven defectos
y que en ella
las estaciones
no dejarán huella.

Que tú no ves
ni surcos ni grietas,
ni hendiduras,
ni cicatrices,
ni arrugas.
Solo belleza.

Sin embargo yo
cuando me sumerjo
en el mar azul
de tus pupilas
y veo tu deseo.
tus ansias y tu locura..

Siento la amargura
de que haya llegado
el otoño a mi piel
aunque tú….
¡Tú no lo quieras ver!

sábado, 14 de noviembre de 2009

SUFRIMIENTO



Se desvanecen los momentos
en la noche callada y triste
que oscurece el dominio
de la mente que respira
en lo más hondo
en la caverna oscura
de la locura y del dolor.

Gastado cuerpo que se consume
envenenada su esencia
rancio ya su perfume
y deformes los rasgos.

Cansado letargo que no acudes
y en tu ausencia
la caída se acelera
en esa escalera de horror.

Apagaron su luz las estrellas
y el viento silbó su huella
entre los restos de la razón
despojando del último vestigio
a un gastado corazón.