Visitantes recientes

viernes, 3 de julio de 2009

AÑORANZA



Sombras que languidecen
temblorosas,
olor a pétalos de rosas
distendidas.
Susurros de seres nocturnos
que caen
en el dulce letargo
de la inconsciencia.
¡Grita la noche!

Lecho vacío
de tu ausencia,
mas aún permanece
en la almohada
la huella de tu esencia.
La luz tenue
que penetra tímida
la ilumina.
¡Llora la luna!

Reloj que desgranas
las horas
de la madrugada,
insomnes.
¡Tu recuerdo, ahora, duele!

2 comentarios:

Sakkarah dijo...

A veces no es bueno abrir la puerta al recuerdo...Es revivir el dolor.

Un beso.

Mª Ascensión dijo...

Querida amiga Sakkarah ¡cuánto tiempo sin saber de tí!. Gracias por tu comentario. Es mejor no recordar sobre todo cuando los recuerdos te traen dolor. Tienes toda la razón. Un beso grande para tí.